Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Cómo optimizar los gastos mensuales de una familia?

¿Cómo optimizar los gastos mensuales de una familia?

Conoce los siguientes tips para optimizar los gastos mensuales de una familia y así mantener una buena salud financiera en el futuro.

Administrar tus finanzas es una labor que puede significar todo un reto, pues las necesidades y gastos mensuales de una familia cambian constantemente. Para tener más claro el panorama y tomar decisiones informadas, deberás reconsiderar tu presupuesto.

¿Qué es un presupuesto familiar?

Es una herramienta de organización que refleja todos los ingresos y gastos de una familia. Es indispensable tener uno para mantener tu salud financiera, pero más importante aún, para implementar buenos hábitos en tu economía familiar.

Para que te sea posible atender los gastos de tu pareja e hijos y a la vez ahorrar para grandes proyectos en el futuro, considera estas buenas prácticas.

7 consejos para optimizar los ingresos y gastos de una familia

1. Registra la totalidad de tus ingresos y gastos

Tan fácil como anotar una suma. Pero, antes de eso, diferencia entre gastos fijos y variables. No puedes dejar de pagar los primeros, como las facturas del agua, la electricidad y el gas, así como la renta de la casa y la colegiatura de los niños.

Por otro lado, los gastos variables pueden ser las compras de ropa, llevar a tu mascota al veterinario o reparar tu celular. Estos suelen ser imprevistos, pero técnicamente, puedes vivir sin pagarlos.

De la misma forma, al escribir los ingresos totales que llegan a tu hogar, procura diferenciar entre aquellos que recibirás todos los meses y los que son parte de un dinero extra del mes.

2. Elimina gastos innecesarios

Una de las categorías en que más gastan las familias, es en alimentos y bebidas. En vez de salir a cenar o pedir comida a domicilio, intenta guisar en casa. Esta, además, puede ser una actividad divertida en familia.

Aparte de eso, intenta salir de suscripciones innecesarias, como plataformas para ver series y películas o cuentas de videojuegos de tus hijos. Estos son conocidos como “gastos hormiga” pues no equivalen a un gran monto, pero de poco en poco, sí tienen un impacto en tus finanzas.

3. Involucra a toda tu familia

Para definir mejor lo que es un presupuesto familiar, considera que es algo en lo que todos están involucrados.

La tradición de dar una mesada o “domingo” para los gastos de tus hijos sigue siendo efectiva, pero también explícales de dónde exactamente sale este dinero. Así, entenderán que no aparece mágicamente y no debe desperdiciarse.

Invita a los más pequeños a dar ideas sobre cómo usar el dinero, pero, además, también pregúntales qué harían ellos para multiplicar o darle un mejor uso, como vender limonada o hacer rifas.

4. Inicia un fondo de emergencia

Para que estés prevenido contra enfermedades y accidentes, intenta tener una suma ahorrada que pueda sacarte del aprieto. Procura ocasionalmente vender cosas u organizar una venta de garage para así conseguir un poco de dinero extra.

La idea es ir construyendo el fondo mes con mes, lento pero seguro. Por ejemplo, puedes destinar 5% de los ingresos mensuales del hogar para este fondo.

5. Planifica las compras del mes con antelación

Quizá suene muy riguroso, pero intenta señalar un día en específico para comprar útiles escolares que se necesiten, otro para hacer la despensa y un plazo límite para pagar las facturas de gastos fijos. La idea es no hacerlo todo al azar.

6. Establece horas de uso de luz y energía

Si es posible, desconecta los aparatos una vez termines de usarlos, como la computadora, las consolas de videojuegos o la televisión. Esto reducirá el gasto de energía y la factura que después pagarás.

Intenta establecer un lapso para que tus hijos usen electrónicos, así como una ventana de tiempo para utilizar cosas que consumen mucha energía, como la aspiradora y la lavadora.

7. Encuentra un objetivo para el cual ahorrar

Un fondo de ahorro siempre será una buena idea. Ahora bien, si vas a guardar dinero sin saber en qué lo usarás, puede no ser la mejor decisión. Una buena alternativa a considerar, es poner una meta de ahorro que beneficie a toda la familia.

Administrar los ingresos y gastos mensuales de una familia puede ser todo un desafío, pero también una fuente de alegrías. Administrarlos de manera correcta será una responsabilidad compartida entre tu pareja, tus hijos y tú, por lo que crear conciencia para un buen manejo financiero es clave.

También te podría interesar