Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Notas estructuradas y warrants, el instrumento perfecto en tiempo de incertidumbre

10 sep 2021

José María Gómez Lastra

El 2020 fue un año de mucha perplejidad y volatilidad en los mercados, donde éstos tuvieron una caída del más del 20% en un mes y el tipo de cambio toco niveles de 25 pesos para después regresar a 19.80.

En momentos así, existen muchas oportunidades de inversión, pero siempre hay cierto temor a equivocarse. La pregunta en ese momento era cómo aprovechar todas esas oportunidades minimizando el riesgo, la respuesta: notas estructuradas y warrants. 

Estos vehículos de inversión pueden estar conformados por un bono, el cual a vencimiento asegura un porcentaje del capital (monto invertido), el resto, se invierte en estrategias de derivados las cuales permiten aprovechar el mercado de diversas maneras. Estos instrumentos pueden tener como subyacente diversos activos desde acciones, ETFs, tipo de cambio, tasas de interés, índices y canastas de acciones en algunos países, con la volatilidad como principal insumo.

Estas estructuras permiten abordar diferentes perspectivas de mercado para todo tipo de clientes. Existen estructuras donde se puede proteger 100% del capital invertido buscando pagar un rendimiento por arriba de la tasa libre de riesgo, buscando el máximo rendimiento para un cliente conservador el cual está acostumbrado a invertir en papeles gubernamentales y mantener el menor riesgo posible, hasta maximizar el rendimiento de un cliente agresivo buscando pagar un rendimiento mayor por el mismo riesgo al que está expuesto invirtiendo en renta variable.

Un punto importante sobre estos instrumentos es tener claro cuál es el panorama sobre el mercado y en específico sobre cierto activo, ya que a través de estos instrumentos pueden rentabilizarse de mejor manera. 

Hay tres ejemplos para darse una idea de cómo rentabilizar el tipo de cambio en diferentes perspectivas:

El primero: si se ve que el tipo de cambio va a tener un movimiento al alza, se puede poner una barrera digital, es decir, que si el tipo de cambio sube de cierto nivel pague un cupón, más el capital protegido, en caso contrario solo el capital protegido.  

El segundo: si se ve un movimiento del tipo de cambio lateral, se podría hacer una estructura de rango, la cual pagaría un cupón a vencimiento si el tipo de cambio se queda en ese rango. 

El tercero y último, si se observa una apreciación de tipo de cambio, se puede buscar una estructura, si el tipo de cambio nunca toca cierto nivel, por ejemplo $ 21 pesos durante un período, pague un cupón.

En instrumentos de renta variable -cuando el mercado lo permite- es posible proteger el 100% del capital y llevar una subida ilimitada del activo o asegurar un rendimiento y, en ciertas situaciones, asegurar un rendimiento en caso de que el activo no fluctúe o su valor caiga.

En conclusión, estos vehículos de inversión permiten abordar la perspectiva de mercado teniendo exposición a diversos activos, adecuándolos al perfil de cada inversionista y maximizando el rendimiento de la mejor manera posible.

José María Gómez Lastra
Banquero Privado Jr – BBVA Banca Patrimonial y Privada
josemaria.gl@bbva.com