Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Hay que pensar en la jubilación

24 feb 2020

Las nuevas generaciones, y las no tan nuevas, comenzarán a jubilarse por la famosa Ley de Pensiones por el Régimen 97. Escenario que hasta hoy ha sido sólo teórico y se ha quedado en los debates, pero que en próximas fechas se hará realidad con los primeros pensionados bajo esta normativa.

El régimen 97 aplica para cualquier persona que haya iniciado la cotización formal laboral a partir del 1º de julio de 1997. Esto significa que los que nacieron a partir de 1980 (inicio de la generación millennial) en su mayoría, obtuvieron su primer trabajo después de 1997; sin embargo, no sólo aplica para los millennials, también para las personas que, por alguna razón a sus 30 o 40 años se incorporaron a la vida laboral.

Una de las principales reglas es que la pensión del trabajador dependerá exclusivamente del saldo acumulado en su cuenta afore. Pero ¿cuánto se descuenta mensualmente para la afore? La respuesta es 6.5%. Sin hacer todavía ningún cálculo sofisticado, claramente ese porcentaje no alcanzará para recibir una pensión del 100% del salario actual.

Adicional al ahorro, se requiere haber cotizado 1,250 semanas, es decir, 24 años de trabajo formal ininterrumpido. Lo que implica un reto económico para el país y las familias ya que el 56% de los trabajadores se encuentran en el sector informal.

Aquí, una manera de hacer números: en el supuesto de que un trabajador alcanzó 65 años, trabajó 30 años con un sueldo de 25 mil pesos mensuales y todo ese tiempo se le descontó la aportación a la afore, recibirá una pensión de 3,800 pesos aproximadamente.

Si se considera que el 90% de las familias mexicanas cuentan con ingreso menor a los 25 mil pesos, claramente el esquema del ahorro de la afore no será suficiente para cubrir las necesidades básicas de la mayoría de los mexicanos.

Afortunadamente hay tiempo, cada vez menos, pero se cuenta con la libertad de realizar una aportación voluntaria a las cuentas propias de la afore o a planes de ahorro de pensiones privados. No se requiere estar laborando formalmente ni tener una edad o un ingreso específico.

Otra opción, es poner a trabajar y hacer crecer el ahorro a través de fondos de inversión. Este mercado ofrece muchas posibilidades que van de acuerdo a las metas y objetivos que tenga cada persona con respecto al crecimiento de su dinero, así como los distintos horizontes de inversión, es decir, el tiempo que va a durar dicha inversión.

El retiro es el futuro de todos los trabajadores, de ahí la importancia de que cada persona piense cómo se va a retirar y si su retiro le alcanzará para tener una vejez digna.  Sea cual sea la forma en que se quiera incrementar el ahorro, hay que tomar la decisión ahora.

Claudia Pavón
VP Product & Market Intelligence
claudia.pavon@bbva.com

Esta es una colaboración para la columna "Finanzas para Todos" de El Economista. Consulta también la nota aquí.