Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

Gastos v/s ganancias, ¿cómo logro un equilibrio?

Descubre cómo hacer un control de gastos e ingresos para lograr una estabilidad económica y tener tranquilidad.

Para mantener una salud financiera óptima y tener bajo control tus finanzas, es recomendable llevar un registro de cuánto dinero ganas y gastas. A partir de esto tendrás más certidumbre de a dónde se van tus ingresos y en qué aspectos puedes mejorar para alcanzar una estabilidad económica. Pero ¿cómo hacer un control de gastos?

Para ayudarte a lograr un equilibrio financiero, puedes considerar los siguientes puntos.

1. Identificar tus gastos

El primer paso será conocer cuáles son tus gastos fijos y cuáles son variables. Para ello, puedes comenzar recolectando tus recibos, tickets, y revisar tus estados de cuenta bancarios.

  • Gastos fijos: Son todos los egresos recurrentes que tienen un monto estable y que no se pueden prescindir, ya que de alguna forma son obligatorios e interfieren en tu calidad de vida. Por ejemplo, la renta del departamento, un crédito hipotecario, las colegiaturas, el seguro del coche, los servicios del hogar (luz, agua, gas), los impuestos, entre otros.
  • Gastos variables: Se trata de gastos que difieren en el monto por pagar, en la periodicidad y que en algunas ocasiones pueden ser prescindibles, como el transporte, la despensa o alimentación, la vestimenta, la reparación del coche, salidas al cine y más.

Una vez que tengas estos datos, realiza una suma de estos gastos y determina cuánto es el monto que estás gastando mes con mes. Ahora analiza tu resultado y compáralo con tu nivel de ingresos. Si mensualmente percibes $15,000 pesos y gastas $10,000, entonces tendrás un saldo positivo. Sin embargo, si tus gastos son mayores a tus ingresos, será momento de realizar algunos ajustes en tus egresos.

2. Planificar tus metas

Para descubrir cómo hacer un control de gastos efectivo y adecuado a tus necesidades deberás plantearte objetivos específicos que te gustaría alcanzar en un determinado periodo, ya sea a corto, mediano o largo plazo. 

Por ejemplo, si una de tus metas es liquidar tus deudas en los próximos 8 meses, entonces comenzarás con un plan que te permita destinar una cierta suma mensual para el ahorro, en donde deberás hacer unos cuantos recortes en gastos innecesarios, como en las salidas diarias a restaurantes o en la compra de botanas. Al tener un objetivo te será más fácil ahorrar y reducir los gastos para lograr tus metas.

3. Controlar tu endeudamiento

El control de tus deudas es la pieza clave para mantener tus finanzas estables. En una regla general, es ideal que no superen el 30% de tus ingresos, ya que entre más alta sea la suma que debes, mayor será el riesgo de tener problemas para liquidarlas a tiempo, lo que ocasionaría la generación de intereses o comisiones por falta de pago o, peor aún, la acumulación de una deuda.

Por ello, controla tu presupuesto para terminar más rápido con todas las deudas que tengas y no olvides pagar más del mínimo para no acumular intereses.

Al definir todas tus fuentes de ingresos y gastos, tomarás el control de tu dinero y harás crecer tu patrimonio.

También te podría interesar

    • Tú decides cuánto y cada cuándo quieres ahorrar
    • Ten el control sobre tu ahorro y dispón de él cuando lo necesites
    • Ajusta tus metas de ahorro en cualquier momento
  • Conoce todos los tipos de cuentas de débito que tenemos para ti y descubre los beneficios de ser cliente de BBVA.
    • Inicia tu ahorro desde $4,000
    • Plazos de 3 a 36 meses
    • Abona desde $100 al mes

¿Qué quieres aprender?

  • Para tener una buena salud financiera durante el año, te recomendamos seguir estos consejos para no endeudarse más de la cuenta.
  • Al organizar una fiesta, planea con esmero para cuidar tu presupuesto y que sea lo más económica posible.