Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

¿Qué son los derivados?

Actualmente, en el mercado financiero se menciona con frecuencia la volatilidad de distintos activos financieros, como son el tipo de cambio o las tasas de interés. Siendo más difícil obtener un pronóstico asertivo del comportamiento futuro del mercado.

¿Qué es la volatilidad?

Se refiere a las variaciones que presentan los precios de los activos del mercado, en un tiempo determinado. Entre más grandes sean los cambios, mayor volatilidad se origina. Lo complejo de esta, es que obedece a muchos factores de los que no se puede tener control, por lo que al final los negocios y los inversionistas deben encontrar una manera de vivir con la incertidumbre.

Se han buscado maneras de evitar la incertidumbre generada por la volatilidad, o incluso tomar provecho de esta. Para ello, se han diseñado diferentes productos, entre ellos se encuentran los derivados.

¿Qué son los derivados?

Los derivados son contratos que te pueden ayudar a proteger el precio de activos subyacentes contra futuras fluctuaciones del mercado. Los subyacentes pueden ser: tasas de interés, tipos de cambio, acciones y otros.

Así, los derivados son instrumentos financieros, cuyo valor depende del precio de mercado de un activo llamado subyacente. Se usan comúnmente como protección en caso de que los precios del producto subyacente al que estén ligados, cambien.

¿Cómo funcionan los derivados?

Imaginemos por un momento que una empresa de transporte aéreo tiene un pedido de 10 cargas de transporte para dentro de un mes. La empresa considera usar 100 barriles de petróleo para cada carga y está preocupada porque el precio del barril en el mercado ha sido muy volátil y no puede realizar un correcto estimado del costo de cada carga.

Para poder darle un precio final por las 10 cargas de transporte aéreo a su cliente, la empresa acude con su proveedor de petróleo en el mercado y pacta, con un contrato (el derivado), un precio para el fin del mes, fecha en la que iniciará el transporte de las cargas.

Actualmente el barril de petróleo cuesta 1,200 pesos, pero la empresa de transporte y el proveedor que le vende el petróleo, pactan un precio futuro a 1,300 pesos.

Al final del mes, cuando la empresa de transporte aéreo acude a comprar petróleo, el precio real del barril es de 1,500 pesos, sin embargo, el vendedor de petróleo respeta el precio acordado. La empresa de transporte aéreo está feliz, porque puede hacer el transporte de sus cargas sin incurrir en pérdidas por cada barril de petróleo gracias al derivado que obtuvo anteriormente. 

Por otro lado, el vendedor de petróleo pensaba que para el final del mes, el precio del barril de petróleo rondaría los 900 pesos, por lo que consideró que el trato le beneficiaría más.

En el mercado de derivados sucede de la misma manera. Diferentes actores financieros pactan precios de activos de un subyacente ante la volatilidad de los precios de esos activos. 

La única diferencia es que los derivados pueden ser comercializados, es decir que el vendedor de petróleo pudo haber vendido el acuerdo que realizó con la empresa de transporte aéreo a otro comerciante que estaba dispuesto a asumir el riesgo sabiendo que, probablemente, el precio del barril de petróleo le beneficiaría.

En resumen, las características más importantes de los derivados son: 

  • Tienen condiciones definidas: el activo subyacente, plazo, monto y precio.
  • Se puede establecer compra o venta del subyacente.
  • Las condiciones y precios se pactan desde su contratación.
  • Se adquiere un derecho y/o una obligación. 
  • Podría tener un costo inicial.

Con todo esto en cuenta, debemos tener claro que en el mercado de derivados, las principales aplicaciones de estos instrumentos son como cobertura o inversión. Cuando se utilizan con fines de cobertura, su principal objetivo es brindar certidumbre y control de los riesgos financieros ya que:

  • Permiten establecer flujos conocidos para una planeación financiera confiable.
  • Minimizan la fluctuación de pagos futuros.
  • Administran los riesgos que representan las variables del mercado.

Cuando se utilizan como inversión, suelen ser redituables para algunos de los involucrados, en ese caso lo ideal es revisar quién hace las previsiones y cuál es la protección.

Ya conoces la aplicación y beneficios de los derivados. ¡Haz crecer tu patrimonio y enfrenta los riesgos financieros de forma segura!