Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

El uso de los meses sin intereses y unas finanzas personales sanas

31 ago 2018

Cada vez es más fácil cubrir las necesidades con distintos medios de pago, desde el tradicional efectivo, las tarjetas de débito y crédito emitidas por instituciones bancarias o tiendas departamentales, hasta los pagos "sin contacto".

Una de las alternativas que destaca, y que no afecta la programación del flujo de efectivo con el que se dispone en el mes, son las promociones a meses sin intereses, por las que se puede optar al pagar con tarjetas de crédito.

Es una realidad el crecimiento que ha tenido la banca en cuanto al otorgamiento de tarjetas de crédito, y con ello, los beneficios que se otorgan a los clientes al pagar sus consumos con los plásticos. Es importante señalar que con este crecimiento también se tendría que aumentar la educación financiera de los tarjetahabientes, tema en el que aún se encuentra trabajando fuertemente la banca.

Antes de mencionar las ventajas del uso de las promociones a meses sin intereses, se debe reflexionar sobre la compra que se va a efectuar, considerando los siguientes puntos:

  1. La necesidad real del bien o servicio, es decir, se trata de algo prioritario o es sólo un gusto, ya que este importe se convertirá en una deuda de corto o largo plazo.
  2. Una compra responsable involucra el conocimiento de la capacidad de pago con la que se cuenta, es decir, ingresos disponibles y montos no comprometidos que se pueden utilizar para cubrir una necesidad.
  3. La selección del medio de pago. Diversas encuestas realizadas a personas que generan ingresos destacan que, dependiendo de la edad, el género, la escolaridad, los años de experiencia con la tarjeta, la sofisticación financiera y la sensibilidad al precio, determinan el medio con el cual se cubrirá el pago.

La información que el cliente posea de las distintas formas de pago que ofrece el comercio, determinará la opción que mayor valor le otorgue. El dinero en efectivo es el medio que se creería es el mejor, ya que se está libre de una deuda, en contraparte, las tarjetas de crédito son el medio más práctico y seguro para no descapitalizarse en el corto plazo y que adicionalmente mantiene un registro del gasto. Los clientes deben estar conscientes que al usar el crédito se requiere conocer el límite de crédito, fecha de corte y la tasa de interés que cobra la tarjeta, ya que construir un buen historial de crédito implica cumplir los pagos dentro del término, recomendando que se debe cubrir el “Pago para no generar intereses”.

Aplicando este conocimiento se cumplirá el objetivo de efectuar compras de una forma responsable, ya que al efectuar el consumo en una tienda o en internet se revisarán las alternativas de pago que ofrece el comercio, las tarjetas participantes y el plazo de la promoción, determinando así por el cliente cual es el monto adecuado para cubrir en el mes.

Las ventajas al seleccionar meses sin intereses son:

  1. Disfrutar de ofertas dependiendo la temporada.
  2. Selección del plazo ofrecido para liquidar la compra.
  3. Generación de puntos por el uso de la tarjeta, que equivalen a dinero en efectivo, esto, dependiendo de la institución de crédito que se trate.
  4. Liquidez, ya que al no tener que hacer uso del efectivo en ese momento, puede destinarse a otras necesidades, sin perder de vista, el compromiso de pago.
  5. Priorizar el uso de efectivo en necesidades que sean de menor costo o que no acepten tarjetas como forma de pago.
  6. El efectivo podrás usarlo en medios de ahorro, como: Cuentas de Ahorro, Inversiones, etc. Con el objetivo de que tus recursos crezcan.

Finalmente, al ejercer compras a meses sin intereses de forma responsable, ayudarán a llevar una administración financiera personal adecuada evitando un sobreendeudamiento.