Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.
Ir al contenido principal

El traje a la medida de una buena inversión

21 dic 2018

Un traje a la medida es una prenda que requiere de un diseño exclusivo que cumpla con las expectativas de quien lo va a portar. Muchas veces es necesario elegir al mejor sastre que entienda lo que se solicita y para qué se quiere.

Lo mismo sucede con las inversiones: antes de tener un portafolio a la medida, primero se debe elegir en qué, en dónde, y con quién se quiere invertir el dinero. Para ello, es importante tener disciplina al definir el diseño del portafolio, es decir, conocer muy bien la situación actual de los mercados con sus altas y bajas, los instrumentos en los que se van a invertir y tener bajo control las emociones al momento de definir.

Es cierto que en momentos donde los mercados son inciertos, existe una mayor preocupación por no tener claro lo que va a pasar, por eso es muy importante construir un portafolio en donde se tenga bien claro lo siguiente:

El objetivo de inversión: ¿Para qué se quiere el dinero? Cuando se habla del objetivo también se refiere a cuáles son las metas a alcanzar con la inversión, cuánto riesgo se quiere asumir y qué rendimientos se quieren obtener.

Horizonte de Inversión: ¿Por cuánto tiempo se va a invertir el dinero? y ¿Cuál es el periodo de tiempo para invertir? Recordemos que en inversiones de corto plazo hay de días o meses e inversiones de hasta un año, y en el largo plazo hay de más de tres años.

Necesidad de liquidez: ¿Qué porcentaje se quiere tener con disponibilidad inmediata dentro del portafolio? La liquidez para disponer de la inversión o parte de ella, es un punto importante a tomar en cuenta.

Bajo este contexto, existen diferentes alternativas de inversión que también están hechas a medida para cada inversionista, es decir, dependiendo el perfil del inversionista, las instituciones financieras ofrecen portafolios que van desde lo más conservador, hasta lo más arriesgado. Estos portafolios cuentan con un proceso inversor, donde se eligen diferentes instrumentos como acciones, ETFs, Fondos de Inversión, etcétera, para diseñar la estrategia y ofrecer la mejor opción que cumpla con el objetivo, horizonte y necesidad de liquidez. Cada portafolio cuenta con una amplia diversificación invirtiendo en diferentes mercados, tanto nacionales como internacionales.

Un ejemplo de alternativas que ofrecen una amplia diversificación son los fondos de inversión, que en momentos de alta volatilidad e incertidumbre ayudan a mitigar el riesgo y también son un traje a la medida ya que a su vez estos fondos invierten en diferentes clases de activos, siendo flexibles al momento de requerir liquidez inmediata.

Finalmente, con disciplina, conocimiento y control de las emociones en los mercados se podrá diseñar de la mano de un experto el portafolio que se amolde a las necesidades de cada inversionista como el mejor sastre que hace un traje a la medida.

 

 

Fernanda Esnaurrizar Guerrero

almafernanda.esnaurrizar@bbva.com

VP – Client Strategist Asset Management BBVA