Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
¿Pedir un préstamo para tu boda o hacer un pago con tarjeta de crédito?

¿Pedir un préstamo para tu boda o hacer un pago con tarjeta de crédito?

Una vez hecho el presupuesto, te preguntas si pedir un préstamo para tu boda o hacer un pago con tarjeta de crédito. Revisa tus opciones a continuación.

Planificar tu boda es un proceso que requiere de una excelente planificación, para que resulte tal cual te has imaginado ese día. Una de las recomendaciones clave es hacer un presupuesto y así decidir cómo vas a financiar los gastos; si será a través de tus ahorros, algún tipo de préstamo personal o hacerlo mediante pago con tarjeta de crédito.

¿Cuáles son los pasos para organizar una boda?

La planificación en este tipo de acontecimientos es vital para que todo resulte bien y tus finanzas no se salgan de control. Por esa razón, existen algunos pasos para organizar una boda que te ayudarán a tener un panorama más claro de este evento, sobre todo en la parte económica.

  1. Selecciona una fecha. Este es el primer paso y el que definirá todo el resto. Se trata de escoger una fecha que sea conveniente para ti y tu pareja, así como también para los invitados que más te importan. Procura no seleccionar un día de temporada alta, porque todo lo relacionado con la boda será más costoso.
  2. Escoge el lugar. Otro de los puntos clave para organizar una boda es elegir el lugar donde quieres realizarla. La elección del espacio físico donde celebrarás tu matrimonio, dependerá de la cantidad de invitados que piensas tener y del estilo del mismo. Así podrás elegir entre diferentes opciones como por ejemplo, una boda más íntima en un lugar pequeño o tal vez algo masivo en una playa o en un centro de eventos.
  3. Arma la lista de invitados. Ya escogiste el lugar donde quieres tener tu boda y sabes la capacidad aproximada de personas que pueden estar presentes en ese día tan especial, por lo que llega el momento de confeccionar tu lista de invitados. La idea es que en ese momento te acompañen aquellos amigos y familiares más cercanos, para así disfrutar de un ambiente íntimo y de confianza. Trata de no invitar a gente por compromiso o por presión social, sino a aquellos que realmente quieres que estén contigo ese día.
  4. Define la decoración y comida. En esta categoría puedes ahorrar bastante si es que planificas una boda aterrizada y sin grandes excesos. Probablemente no necesites seguir las tendencias de decoración de Europa o tener platos de comida al nivel de un restaurante de 5 tenedores; si puedes evitar este tipo de gastos, probablemente tendrás una celebración que no afectará tus finanzas.
  5. Haz un presupuesto. Una vez que definiste la fecha, escogiste el lugar, realizaste algunas definiciones y tienes una lista con la cantidad de invitados aproximada, es hora de que hagas un presupuesto para los que serán todos los gastos de una boda. Al hacerlo, tendrás un control detallado de todo los costos relacionados con este importante evento y con base en esto, podrás decidir la manera en que piensas financiarlo. Ya sea con tus ahorros, un préstamo o eligiendo el pago con tarjeta de crédito, la idea es que no gastes más de lo establecido.

Una vez que conozcas el monto aproximado de los gastos de una boda, tendrás que sentarte y analizar qué te conviene más: pedir financiamiento u ocupar tu tarjeta de crédito.

¿Pedir un préstamo para tu boda o hacer un pago con tarjeta de crédito?

La decisión dependerá de tu situación financiera en el momento en que estés planificando este importante acontecimiento de tu vida.

Préstamo personal

Si crees que no alcanzarás a ahorrar lo suficiente para todos los gastos que tendrás y tu capacidad de endeudamiento es adecuada, entonces pedir un préstamo personal puede ser una buena opción para ti. 

Entre sus ventajas se encuentran que puedes solicitar el dinero que tú estimes conveniente y elegir el plazo en el cual quieres pagarlo. Además, pidiendo una cantidad de dinero determinada, deberás atenerte fielmente al presupuesto que hiciste, lo que impedirá que añadas gastos que no estaban considerados originalmente. 

Pago con tarjeta de crédito

Si es que tienes una amplía línea de crédito, otra opción es cargar todos los gastos relacionados con la boda a tu tarjeta e ir pagando a meses, aprovechando las recompensas que pueda entregarte tu entidad bancaria al ocupar este plástico.

Así, entre las ventajas que tiene seleccionar esta modalidad de pago, está que usando tu tarjeta de crédito puedes ganar muchísimos puntos del programa de recompensas de tu banco. Por ejemplo, podrían significar un upgrade en los boletos para tu luna de miel, acceder a promociones exclusivas e incluso la posibilidad de canjear productos.

Como puedes ver, la decisión de financiar tu boda dependerá de tu situación económica y la capacidad de endeudamiento que tengas. Lo importante es seguir estrictamente el presupuesto y no incurrir en gastos extras que podrían desbalancear tus finanzas durante muchos meses.