Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

Consigue un préstamo sin aval ni buró de crédito

Las razones por las cuales puedas llegar a necesitar de dinero extra pueden variar y llegar en cualquier momento, se vuelve un poco más complicado cuando te piden garantía o has tenido algún inconveniente con buró de crédito, sin embargo, las cosas han cambiado con los préstamos sin aval, no requieren de ninguno de estos requisitos.

Tu salvación puede encontrarse en los préstamos personales, estos no revisan buró de crédito ni solicitan algún aval o garantía debido a que se relacionan directo a tu cuenta de crédito o nómina actual, además contratar un préstamo brinda diferentes ventajas.

Estos préstamos personales resultan realmente muy prácticos, ya que puedes solicitar un préstamo en línea directo en la página web o desde tu aplicación. 

Además de que los préstamos sin aval no te solicitan garantías y tu historial creditico no es factor, son una gran opción pues te prestan desde $3,000.00 hasta $750,000.00 para que puedas utilizarlos en lo que necesites y salir de apuros.

Al tener aprobado tu préstamo en línea podrás decidir cual será tu plazo de pago, contarás hasta con 72 meses para liquidar el total de tu saldo, también podrás realizar pagos anticipados sin penalizaciones y si tus capacidades de pago te lo permiten, podrás tener activos hasta dos préstamos al mismo tiempo. 

Recuerda que con la finalidad de no afectar tu historial crediticio y poder solicitar un nuevo crédito sin aval en un futuro, será necesario que cumplas en tiempo con los pagos mensuales para no generar intereses y provocar que la deuda se haga más grande. 

Aprovecha este tipo de préstamos personales solo en alguna emergencia o cuando tu capacidad de pago te lo permita, así garantizarás que más adelante te sean otorgados otros préstamos, por ejemplo para adquirir un auto o un crédito hipotecario.