Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
joven en su computadora

4 mitos sobre la portabilidad de nómina

Aunque cada vez más personas deciden cambiar su nómina de banco, aún hay muchos mitos y creencias respecto a la portabilidad de nómina. Si tú también estás considerando hacerlo, pero no estás seguro de que sea una buena opción, a continuación desmentimos 4 de los mitos más escuchados sobre el tema: 

Mito 1: “Da igual en qué banco tenga mi nómina”

Bien, la realidad dista mucho de esta afirmación. Por supuesto que importa y mucho, en qué banco tengas tu nómina. Tal vez tener tu nómina en un banco por tanto tiempo se ha vuelto tan cotidiano que ya ni te cuestionas si es lo mejor o no para ti, sin embargo, tener tu nómina en un banco o en otro, puede ser la diferencia entre acceder a una tarjeta de crédito con excelentes beneficios, a un crédito hipotecario de mayor alcance, una oferta de meses sin intereses e incluso en tener que transportarte en auto a algún lugar para retirar dinero, en lugar de llegar caminando. 

Es decir, el banco en donde tengas tu nómina te puede dar acceso a beneficios inmediatos o a largo plazo, por eso es importante saber elegir cuál te conviene más. 

Mito 2: “Me va a costar o me cobrarán comisión” 

La portabilidad de nómina es un derecho que tienes como trabajador en México, hacer tu cambio de nómina no te va a generar algún costo ya que los bancos no cobran comisión por manejo de cuenta de nómina o por realizar el trámite. 

Mito 3: “Tendré problemas con mi empresa”

Cambiar de banco no te generará ningún problema; lo que sucede al hacer la portabilidad de nómina es que la empresa en la que trabajas te seguirá haciendo los depósitos como siempre lo ha hecho, pues no cancelarás la cuenta anterior, simplemente de forma automática se realizará la transferencia al banco que elegiste, por lo que ni siquiera es necesario notificar a tu empresa o empleador de este cambio.

Mito 4: “Es un proceso complicado”

En realidad es un proceso muy sencillo que pide pocos requisitos, lo que necesitas para hacer la portabilidad de nómina es llevar a la sucursal del banco al que deseas cambiarte, una identificación oficial vigente y el número de cuenta CLABE donde se hacen tus depósitos de nómina.

Si deseas hacer tu cambio de nómina a BBVA es incluso aún más rápido y sencillo, pues puedes hacerlo en línea. No necesitas ser cliente, únicamente tienes que descargar la app BBVA y elegir la opción “No soy cliente”, enseguida selecciona “opción avanzada” y “Abrir cuenta”, se te solicitará información para la creación de tu cuenta de nómina y un asesor se comunicará contigo para validar tus datos, finalmente podrás firmar de forma virtual y crear una contraseña. En 20 minutos tendrás tu nueva cuenta y sin salir de casa. 

Ahora que ya sabes cómo funciona la portabilidad de nómina y que muchas de las cosas no son como imaginabas, qué esperas para buscar al mejor banco para ti.