Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información
hombre viendo su computadora

¿Desde cuándo existe la portabilidad de nómina en México?

La nómina es el pago que un trabajador recibe de manera regular por el desempeño de sus actividades profesionales. En ocasiones, es el empleador o la empresa quien decide la institución bancaria para desplegar dicha retribución. Sin embargo, los colaboradores cuentan con el derecho de cambiar esto, gracias a la ley de portabilidad de nómina, ¿desde cuándo existe la portabilidad en México y cómo puede hacerse válida? Te lo explicamos. 

La posibilidad de cambiar la nómina de banco sin cargo o comisión existe desde 2010 en México y fue aprobada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF). 

¿Qué es la portabilidad de nómina?

Se trata de un derecho al que puede acceder cualquier persona y que permite que los empleados elijan la opción más conveniente para administrar su sueldo sin que la portabilidad de nómina les genere algún costo.

Hay varios mitos y realidades sobre el cambio de nómina, pero lo cierto es que ofrece múltiples ventajas y permite que los usuarios manejen sus finanzas a través de la institución que prefieran. 

BBVA es uno de los bancos que facilita la portabilidad de nómina, gracias a que permite realizar el cambio a través de sus herramientas digitales, sin necesidad de acudir personalmente a una sucursal. Además, para hacerlo solo se deben invertir unos minutos y seguir una serie de sencillos pasos para concretar el proceso. 

Y, al transferir el pago, el usuario podrá disfrutar de los servicios sin cobro de comisiones. 

Cabe señalar que la portabilidad de nómina puede llevarse a cabo en el momento en que se prefiera. Hacerlo no representa ningún inconveniente para la empresa para la que se trabaja, ya que ésta no tiene que llevar a cabo ningún movimiento o aprobación, debido a que el procedimiento queda bajo el control del individuo y este no debe emitir ninguna notificación al respecto.