Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Cómo mejorar tu salud financiera en Semana Santa?

Durante las vacaciones de Semana Santa, usa el tiempo de descanso para reflexionar sobre cómo mejorar tu salud financiera.

Según cifras oficiales de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, se estima que solo el 15% de la población ahorra formalmente en México.

El desafío de conocer el valor del dinero

Para aumentar la cantidad de personas que ahorran de forma constante se requiere de Educación Financiera. Así, se podrá lograr la meta de que las personas tengan las herramientas para administrar su dinero y se den cuenta que el ahorro es más que una cuestión de ingresos, es un asunto de hábitos. 

  • Puedes usar la pausa en Semana Santa, para reflexionar al respecto y planificar las finanzas de tu año.
  • Evita gastar en estos días y comienza a definir tus objetivos para los próximos meses.

¿Cómo llevar mis finanzas de la mejor manera?

Dos palabras: “ahorro” e “inversión”. Te contaremos sobre la primera, ya que la segunda no se puede dar sin antes tener un poco de dinero guardado. 

Ahorrar es separar una parte de tus ingresos con la idea de conservarlos guardados y poder utilizarlos a futuro con un fin específico. Es deseable poder aprovecharlos en alguna inversión que haga crecer el dinero que has juntado y mejorar tu salud financiera.

Para llevar un perfecto control de tus finanzas, te recomendamos guardar una parte fija de tu ingreso mensual. Se trata de separar al menos un 10% de tus ingresos, e idealmente un porcentaje superior al 15 por ciento. 

  • Ahorrar no se trata solamente de separar lo que te sobra de la quincena, sino de convertirlo en un hábito.
  • Para ahorrar, establece metas a corto, mediano y largo plazo. Considera que sean realistas para que tengas una razón que te ayude.
  • Calcula cuánto necesitas para tu meta, así podrás saber cómo le vas a hacer y cuánto tiempo necesitas.
  • Elabora un presupuesto en el que incluyas un porcentaje de ahorro.
  • Revisa cuáles son tus obligaciones actuales y diseña un plan de ahorro.

¿Para qué sirve un plan de ahorro?

La clave más importante para una buena salud financiera se centra en la posibilidad de que decidas qué hacer con tu dinero. Es por ello que un plan te puede ayudar con la planificación de tus gastos y hábitos de ahorro.

  • Un plan de ahorro te ayuda a ir creando una estrategia que te ayude a alcanzar tus metas.
  • Considera crear un pequeño fondo para emergencias que puedas usar en caso de imprevistos, sin que tengas que tocar lo que ya hayas ahorrado.

¿Cómo llevar mis finanzas a cumplir mis metas?

Meditar sobre tu salud financiera en Semana Santa puede ayudarte a darle un giro a tus planes de este año. 

  • Usa el tiempo de descanso de la rutina para analizar a profundidad dónde puedes hacer recortes a tus gastos para emplearlos en tus ahorros y acercarte a tus metas con un buen plan de ahorro.
  • Reflexiona sobre tus hábitos y en cómo dejar de gastar dinero en cosas que no necesitas. Aunque no te des cuenta de inmediato, seguro existen gastos que te quitan un buen porcentaje de tus ingresos.

Cómo mejorar tu salud financiera con metas prácticas

No se trata solo de que sepas exactamente cómo dejar de gastar dinero en tonterías, sino que te puedas preocupar de reflexionar y practicar tus habilidades para administrar mejor el dinero.

  • Primero, deberás colocar un tiempo para cumplir con tus metas de ahorro. Coloca fechas tentativas para evaluar los progresos que hayas tenido.
  • Traza estrategias para lograr tus metas a corto, mediano y largo plazo.
  • Genera consciencia de la importancia de cumplir con lo que has reflexionado.

Cuida tu patrimonio

Una vez que con tanto esfuerzo has logrado cumplir metas importantes, como tener tu primer auto o comprar una casa ¿no quisieras cuidarlos?

  • Si tienes un auto y lo usas bastante, más vale que tengas un seguro. Si no lo tienes y ocurre un imprevisto, podrían significar muchísimos gastos.
  • Puedes asegurar tu casa y su equipamiento contra todo tipo de eventualidades.
  • Cuida a los que más quieres, con un seguro de vida podrías proteger a tu familia.

Con todo lo anterior tienes bastantes para reflexionar sobre cómo mejorar tu salud financiera. En algún momento deberás colocar el fruto de tus ahorros en inversiones de forma que puedas ver crecer tu dinero y alcances tus metas con mayor facilidad, todo depende de ti.